Cipo Funerario

UBICACIÓN: Plaza de la Constitución (situado en la base de la torre de la iglesia)

 

Transcripción y traducción:

FABIA.(LY).(F)ABI(ANA)

INSEN.SIBI.(TE)

STAMENTO.SVO

PONI.IVSSIT.QVAM

PONENDAM.CVRA

VIT.FABIVS.MONT

ANVS.FRATER.ET.HE

RES.EIIVS.ACCEPTO.LO

CO.A.SPLENDIDISSIMO

ORDINE.IPTVCITANORVM

EX.MORE.DEDICAV

IT.

 

Fabia Fabiana (…), para sí en su testamento,

mandó que se pusiese.

Fabio Montano, su hermano y heredero,

cuidó de que fuese colocada en el lugar recibido

del esplendidísimo senado de los de Iptuci.

Se dedicó según costumbre.

 

Reseña histórica:

Nos encontramos ante el cipo funerario de Fabia Fabiana (s.II d.C.); matrona hispanorromana nacida en Barbesula y perteneciente a una de las familias más ricas e influyentes de la Bética. Familia, la de los Fabios Fabianos, cuya riqueza pudo proceder de la explotación del mármol frecuente en sus áreas de influencia y cuya constancia quedaría materializada en la numerosa cantidad de estatuas realizadas por esta familia. Aunque la riqueza de la matrona no solo procedía de ahí; según una inscripción procedente de su ciudad natal, Fabia Fabiana pudo heredar junto a Fulvia Honorata la cuantiosa fortuna del magistrado y sacerdote Lucio Fabio Cesiano, tras lo cual ambas celebraron un opulento banquete en honor del sacerdote; todo ello indicaría una relación estrecha entre la matrona y el magistrado. Otra inscripción en un candelabro “augusta” y el relieve de la diosa Diana indicarían tributo a la familia imperial así como la preferencia de F. Fabiana al culto de la diosa cazadora; dicho candelabro indicaría una notable donación a la diosa de joyas y piedras preciosas, índice de su gran poder en la sociedad hispanorromana. Su hermano Cayo Fabio Montano, cuya influencia debió ser grande en IPTVCI debido a que la ubicación del cipo fue señalada directamente por el Senado iptucitano, y heredero de Fabia Fabiana en cumplimiento con su testamento mandó la colocación en lugar público de una estatua de su hermana, la cual se encontraba sobre este cipo.

No es una casualidad que el cipo funerario se encuentre dividido en dos. De hecho cada una de las piezas fue empotrada en la fachada en diferentes tiempos. Según una investigación (año 1863) del teólogo sevillano Mateos Gago el cipo fue hallado entre “capiteles de gruesas columnas de mármol purísimo, trozos de inscripciones sepulcrales y estatuillas de bronce” en las ruinas de IPTVCI y fue trasladado hasta donde se encuentra en la actualidad. En el traslado se rompió hacia los llanos de Becerra por la parte superior siendo finalmente transportada solo la parte más grande para aligerar el peso. En 1949, con el arreglo de la plaza, un grupo de amigos indagaron la localización de la parte superior que se encontraba como poyete en el rancho de A. Pérez, el Sr. Alcalde García Beltrán mandó traer para ser empotrada junto a la otra parte uniendo las dos partes separadas por más de cien años.

 

Contacto