GRAN FINAL DEL XLIV CONCURSO NACIONAL DE CANTE POR SERRANAS

Serranas2019

Contaremos con la actuación estelar de ANTONIA CONTRERAS con su espectáculo flamenco "LA VOZ VIVIDA". También participará la ganadora de la pasada edición, Alba Bazán Pecho de Sanlúcar de Barrameda.

PREMIOS:

Primer premio al Cante por Serranas dotado con 2.000 euros e insignia
Segundo al Cante por Serranas dotado con 1.400 euros e insignia
Premio “Juan Nadales” al Cante Libre con 1.200 euros e insignia
Cuarto Finalista clasificado dotado con 400 euros
Quinto Finalista clasificado dotado con 300 euros

La Serrana, como otros palos flamencos, proviene de viejas coplas o letrillas populares del segundo tercio del siglo XIX llevadas al género flamenco. Ya en el siglo XVI existía un canto lírico llamado la serranilla, que parece ser que tiene una composición literaria muy parecida a la serrana.

 

Sobre su origen geográfico, los investigadores apuntan tres posibles lugares: la serranía de Ronda y sus aledaños (donde se encuentra Prado del Rey), Córdoba y Huelva (sierras de Aracena y Aroche). Su temática está íntimamente ligada a la sierra, nos habla de bandoleros, contrabandistas, pastores..., propia de la sistemática de las gentes que la habitan.

 

Se trata de un cante con coplas de cuatro versos, de rima par, que se acompaña a la guitarra con toque de seguiriya en la tonalidad de Mi. En general, se distinguen tres partes: liviana, serrana, propiamente dicha, y remate. Al tratarse la serrana de una canción corta, se apoya musicalmente en su comienzo en la liviana, pudiendo ser la terminación o remate por la seguiriya de Perico Frascola, la seguiriya de María Borrico, o bien, por verdiales o aires abandolaos.

 

Posee la Serrana dos aspectos esenciales de la naturaleza humana: la pasión y el desencanto. Para la pasión, necesita hacer los agudos, ascender con fuerza y garra; en el desencanto, los bajos han de tener el concepto de abandono hacia su destino. Todo cantaor que tenga buena voz puede conseguir estas tonalidades, pero no el sentimiento, cuya forma solo la dan personas muy especiales, los consagrados. Se puede afirmar que la Serrana es un cante valiente, profundo y recio, de mucho brío, extraordinariamente melodioso y pegadizo, de frases largas y solemnes.

 

El gran cantaor Silverio Franconetti (Sevilla 1823-1889) fue quien la cuadró y popularizó la Serrana, cantándola sobre todo en los Cafés de Cante de  Jerez de la Frontera y San Fernando, y posteriormente en Córdoba. La primera grabación de la que se tiene constancia fue en el año 1893, en cilindro de cera, a cargo de Paco el de Montilla.

 

Hasta la actualidad han grabado el Cante por Serranas unos ochenta artistas flamencos, entre ellos José Cepero, Niño de la Isla, José Menese, Antonio Mairena, Pepe Marchena, La Niña de los Peines, Antonio Molina, La Paquera de Jerez, Juanito Valderrama, Rocío Jurado, El Perro de Paterna, El Cabrero, Fosforito, José el de la Tomasa y Naranjito de Triana.

Contacto